Si vamos a realizar una mudanza o un traslado de electrodomésticos debemos tener en cuenta una serie de factores. En el caso de frigoríficos, neveras y arcones-congeladores éstos deben de ser desconectados con 48 horas de antelación al día del traslado para que se descongelen, se limpien y lleguen a su destino en perfectas condiciones. También es recomendable esperar una hora después de desembalar para instalar de nuevo estos electrodomésticos ya que el gas de refrigeración se tiene que asentar.

Antes de embalar todo tipo de electrodomésticos hay que desconectarlos de la red eléctrica y de las tomas de agua o gas para posteriormente proceder a su limpieza. Se debe de tener cuidado porque algunas desconexiones, sobre todo las de aquellos electrodomésticos que se abastecen de gas, deben ser manejadas por técnicos cualificados.

Si dispone de la caja original de embalaje con sus topes acolchados sería lo fenomenal, pero como se suelen tirar porque ocupan mucho espacio seguramente ya no disponemos de la caja. Si es el caso, puede buscar otra caja que se asemeje y rellenar los huecos con algún material como el porexpan para que no se golpee o bloquear piezas para que no se salgan o se muevan, se pueden envolver con plásticos para protegerlos del polvo y colocarlos en grandes cajas reforzadas en las que no estaría de más poner “FRÁGIL” en su exterior.

logo-footer

Síguenos:              

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR